Inicio / Destacados

Geotermia en EducarChile. Un minisitio especialmente preparado para la comunidad educativa

5029416599_62b695f4f9_o

La geotermia en Chile hoy. Columna de José Manuel Soffia, ex-presidente del Consejo Geotérmico Chileno

Puchuldiza_01_1

La geotermia en Chile vive una paradoja: es energía limpia, autóctona con el mayor factor de planta dentro de las renovables, con potencial comercial -con la actual tecnología- de al menos 3500MW, pero el país no genera un solo MW a partir de ella.

Desde el 2000 hasta hoy, la industria ha invertido más de US$300 millones en actividades de exploración; realizándose variados estudios de geología y geofísica en al menos 25 concesiones, donde se han identificado posibilidades de encontrar recursos geotérmicos. En 15 de ellos se han perforado pozos delgados profundos de los cuales se cuentan cinco descubrimientos, vale decir, proyectos posibles de ser desarrollados y que esperan condiciones técnicas y de mercado que den viabilidad económica para su construcción.

Prácticamente todas estas actividades se han realizado sin conflictos sociales ni medioambientales gracias a la inserción temprana con las comunidades y autoridades locales. Salvo la erogación de vapor en El Tatio -que no ocasionó daño ambiental alguno, cómo indicó el informe de los expertos del PNUD que estudiaron el caso- los proyectos geotérmicos han demostrado que pueden avanzar junto con las comunidades, punto crucial en el escenario energético que vive nuestro país.

¿Entonces cuál es la piedra de tope para el desarrollo de la geotermia en Chile? Hay barreras claras:

  1. Incertidumbre del recurso por tratarse de áreas nuevas, inexploradas;
  2. Altos costos de perforación y ausencia de empresas de perforación de pozos de gran diámetro geotérmicos;
  3. Marco regulatorio imperfecto pero no limitante el cual debiera adaptarse a la realidad actual del mercado;
  4. Inexistencia de ayuda por parte del estado para mitigar los riesgos de capital iniciales de exploración;
  5. Acceso a infraestructura de transmisión eléctrica: los proyectos están alejados de los centros de consumo y hay estrechez en los troncales.
  6. Dificultad para acceder a contratos de energía (PPA) a largo plazo a precios competitivos (al menos 10-12 años), durante la exploración, lo que redunda en dificultades para acceder a financiamiento.

El Consejo Geotérmico, asociación que reúne a las principales empresas desarrolladoras de geotermia en el país, busca impulsar esta energía limpia y propone incentivos muy concretos: mitigar el riesgo exploratorio, mediante seguros a pozos fallidos; asegurar acceso al mercado mediante licitación de bloques de energía, incrementar cuota de ERNC y acceder a transmisión adicional tratada como troncal; disminuir riesgo de desarrollo y mejorar condiciones económicas para los proyectos con incentivos tributarios a la generación de ERNC, incrementando cuota a generar con ERNC y licitación de bloques de ERNC.

La geotermia tiene un valor estratégico de seguridad y calidad en el suministro de las ERNC. Es imperativo continuar avanzando en la creación de mejores condiciones para su incorporación en la matriz energética de Chile.

Reporte de Irregularidades y Código de Ética

Como parte nuestra cultura, que promueve la honestidad y transparencia en nuestro quehacer, Energía Andina ha implementado un canal de comunicación para el reporte de irregularidades y consultas relacionadas, a través del siguiente correo electrónico: lineaetica.consultas@energiandina.cl Adicionalmente, se presentan los documentos correspondientes al Código de Ética y Manual de Prevención de Delitos de Energía Andina, los cuales establecen los principios y conductas que guían el comportamiento de cada integrante de la compañía. Sus contenidos reflejan la cultura de nuestra empresa y el propósito de alcanzar nuestros objetivos de manera justa y respetuosa.

energiandina

Energía Andina apuesta por el desarrollo de la geotermia


Gran potencial energético nacional

Mediante la exploración de yacimientos a lo largo de todo Chile, esta empresa busca explotar esta energía renovable, que bien desarrollada convive muy bien con  el medio ambiente.

Fruto de su ubicación en el Cinturón de Fuego del Pacífico, Chile posee un gran potencial geotérmico. Y es precisamente esa enorme riqueza la que Energía Andina está explorando, pues se estima que el país podría generar entre 3.000 y 3.500 MW en un plazo de 20 años, lo que representaría un 10 a 15% de la matriz energética para esa fecha.

“La geotermia es el uso del calor de la tierra, cuya energía se utiliza para la generación de electricidad. Desde la roca calentada por el magma se extrae fluidos a una temperatura superior a 200º, para producir suficiente vapor y mover turbinas. Con este combustible natural que no contamina, una planta de geotermia podría funcionar eternamente, hasta que se agote la fuente de calor”, señala José Manuel Soffia, gerente general de la empresa.

El geólogo destaca que, a diferencia de energías renovables como la eólica o solar, que dependen de que haya luz, viento u otros fenómenos estacionales, “la geotermia es una fuente de energía constante que funciona todo el año y sólo se detiene para mantención de equipos. Por lo tanto, tiene un factor de planta o una disponibilidad de entrega de energía cercana al 95%”, explica el ejecutivo.

Otra ventaja es su uso de territorio, menos invasivo que otras energías renovables para una misma capacidad instalada, que se puede combinar muy bien con actividades económicas como el turismo,  la agricultura y la ganadería. “Una planta de geotermia de 50MW por ejemplo ocupa un espacio similar al de una cancha de fútbol, se instalan pozos absolutamente sellados, así que no hay contaminación superficial ni subterránea, unos que extraen el fluido y otros que lo devuelven al reservorio de donde fueron extraídos. De las torres de enfriamiento sale hacia la atmósfera vapor de agua con proporciones muy bajas a totalmente nulas de CO2, siendo una de las fuentes de energía más limpias en ese sentido”, indica Soffia.

Sin embargo, uno de los desafíos que enfrenta la geotermia es encontrar estos fluidos calientes a mil, dos mil o más metros de profundidad. Es un proceso caro y no fácil de hacer, pero Chile cuenta con profesionales como los de Energía Andina, que buscan a lo largo del país los mejores yacimientos.

A juicio del geólogo, lo anterior debiera ser complementado con políticas que estimulen el desarrollo de energías renovables, con incentivos económicos o tributarios. Así, se incentivaría al inversionista para que acelerar la exploración en muchos lugares, además de entregar lineamientos de largo plazo que aseguren en algo un precio base a este tipo de energías. “Si somos agresivos como país, podríamos llegar a generar 20 a 25% de la matriz energética con geotermia, tal como lo han logrado El Salvador (25-30%), Islandia (30-35%) y Filipinas (27%)”, relata.

Con este fin, otra barrera a mejorar es el lento otorgamiento por parte del Estado de concesiones para la búsqueda de yacimientos. “Debiera demorarse alrededor de 6 meses, pero el  promedio es un año y medio a dos años. Este es un negocio de riesgo y eso significa que las compañías necesitan tener varios proyectos de exploración y decidir al final por los mejores económicamente. Nuestro objetivo es que al 2013 tengamos una cartera de por lo menos 3 proyectos evaluados positivamente, es decir, 3 descubrimientos económicos, que puedan transformarse en centrales geotérmicas”, adelanta el gerente general.

Proyectos en marcha

Energía Andina ya cuenta con las siguientes concesiones:
– Polloquere 1 (límite regiones de Tarapacá y Arica-Parinacota).
– Pampa Lirima 1, 2, 3 y 4 (Región de Tarapacá).
– Puchuldiza Sur 1 (Región de Tarapacá).
– Tinguiririca  A y B (Región del Libertador Bernardo O’Higgins).
– Tuyajto 1, 2 y 3 (Región de Antofagasta).
– Juncalito 1 y 2 (Región de Atacama).

(entrevista a José Manuel Soffia, para el  inserto “Nuevas Energías” de Ediciones Especiales de La Tercera)