Inicio / Destacados / La geotermia en Chile hoy. Columna de José Manuel Soffia, ex-presidente del Consejo Geotérmico Chileno

Puchuldiza_01_1

La geotermia en Chile vive una paradoja: es energía limpia, autóctona con el mayor factor de planta dentro de las renovables, con potencial comercial -con la actual tecnología- de al menos 3500MW, pero el país no genera un solo MW a partir de ella.

Desde el 2000 hasta hoy, la industria ha invertido más de US$300 millones en actividades de exploración; realizándose variados estudios de geología y geofísica en al menos 25 concesiones, donde se han identificado posibilidades de encontrar recursos geotérmicos. En 15 de ellos se han perforado pozos delgados profundos de los cuales se cuentan cinco descubrimientos, vale decir, proyectos posibles de ser desarrollados y que esperan condiciones técnicas y de mercado que den viabilidad económica para su construcción.

Prácticamente todas estas actividades se han realizado sin conflictos sociales ni medioambientales gracias a la inserción temprana con las comunidades y autoridades locales. Salvo la erogación de vapor en El Tatio -que no ocasionó daño ambiental alguno, cómo indicó el informe de los expertos del PNUD que estudiaron el caso- los proyectos geotérmicos han demostrado que pueden avanzar junto con las comunidades, punto crucial en el escenario energético que vive nuestro país.

¿Entonces cuál es la piedra de tope para el desarrollo de la geotermia en Chile? Hay barreras claras:

  1. Incertidumbre del recurso por tratarse de áreas nuevas, inexploradas;
  2. Altos costos de perforación y ausencia de empresas de perforación de pozos de gran diámetro geotérmicos;
  3. Marco regulatorio imperfecto pero no limitante el cual debiera adaptarse a la realidad actual del mercado;
  4. Inexistencia de ayuda por parte del estado para mitigar los riesgos de capital iniciales de exploración;
  5. Acceso a infraestructura de transmisión eléctrica: los proyectos están alejados de los centros de consumo y hay estrechez en los troncales.
  6. Dificultad para acceder a contratos de energía (PPA) a largo plazo a precios competitivos (al menos 10-12 años), durante la exploración, lo que redunda en dificultades para acceder a financiamiento.

El Consejo Geotérmico, asociación que reúne a las principales empresas desarrolladoras de geotermia en el país, busca impulsar esta energía limpia y propone incentivos muy concretos: mitigar el riesgo exploratorio, mediante seguros a pozos fallidos; asegurar acceso al mercado mediante licitación de bloques de energía, incrementar cuota de ERNC y acceder a transmisión adicional tratada como troncal; disminuir riesgo de desarrollo y mejorar condiciones económicas para los proyectos con incentivos tributarios a la generación de ERNC, incrementando cuota a generar con ERNC y licitación de bloques de ERNC.

La geotermia tiene un valor estratégico de seguridad y calidad en el suministro de las ERNC. Es imperativo continuar avanzando en la creación de mejores condiciones para su incorporación en la matriz energética de Chile.