Inicio / Geotermia / Qué es Geotermia / Cómo se genera energía geotérmica

Un reservorio geotérmico es una zona bajo la superficie, por lo general entre 500 y 4.000 m de profundidad (para que sea aprovechable con la tecnología existente), donde existen rocas a alta temperatura, con alta permeabilidad (fracturas + poros) saturadas en fluidos.

Estos fluidos circulan por rocas que están a más de 230ºC y son una mezcla con vapor y minerales disueltos. En ocasiones, parte de estos fluidos, se abren camino a la superficie a través de fallas (el agua caliente es menos densa que la fría) y generan manifestaciones como fuentes termales, fumarolas o geiseres.

Para aprovechar el recurso geotérmico que se encuentra en profundidad, es necesario perforar pozos para extraer el fluido que es el que transporta la energía desde la roca caliente. Una vez en superficie, el fluido es separado en una fase vapor, que se envía hasta una planta de generación eléctrica, donde finalmente se transforma la energía calórica en energía eléctrica. La fase líquida, junto a las sales disueltas, son reinyectadas al reservorio nuevamente.

Existen varios tipos de plantas geotérmicas de generación de electricidad, dependiendo del tipo de reservorio geotérmico que se explote, es decir de las condiciones de temperatura y presión del fluido y de cuál sea la fase dominante en el mismo (líquido y/o vapor dominante).

Tipos de Plantas Geotérmicas